Servicio a la rusa y el enano Gueridón | PROTOCOLO Y ETIQUETA

publicado en: comer, Mesa, Protocolo | 0

 Hay diferentes maneras de servir un plato a la mesa. La más común quizá sea el emplatado, donde el alimento llega hasta el comensal perfectamente colocado en su plato correspondiente desde la cocina.

Hay diferentes maneras de servir un plato a la mesa. La más común quizá sea el emplatado, donde el alimento llega hasta el comensal perfectamente colocado en su plato correspondiente desde la cocina. Sin embargo, hoy me permito hablarles del servicio a la rusa o gueridón, una manera de servir de gran gala y  muy vistosa.

La historia del origen del nombre de Gueridón, según la escritora Doris Mortman es la siguiente:

Gueridón de la época de Luis XIV

Gueridón de la época de Luis XIV

 

Había una vez un enano, servidor del rey Luis XIV; se llamaba Guéridon, y su trabajo consistía en llevar pequeños pasteles al rey en una bandeja. Como tenía una estatura muy pequeña, no colocaba la bandeja sobre una mesa, sino que se quedaba de pie junto al rey con los dulces hasta que éste había saciado su apetito. Desde entonces, las mesitas auxiliares pequeñas y redondas fueron llamadas gueridons, en honor a aquel siervo fiel.

Hay diversas teorías del origen del nombre de esta manera de servir. Una cuenta que al príncipe  Alexandre Borisovitch Kourakin, embajador ruso en París en 1830,  le gustaba que los platos se preparasen delante suyo, por eso se llama servicio a la rusa.

Hay autores que atribuyen este nombre a Henry Charpientier, quien trabajando en el Café de París de Montecarlo creó el “service à la russe” en 1894.

Durante el reinado de Luis XVI y hasta le siglo XVIII las comidas se servían a la francesa, es decir, las fuentes de alimentos se depositaban en las mesas y los comensales se servían ellos mismos.. En el servicio ruso, los comensales asumen un papel más pasivo en la mesa, y es el servicio el que adquiere mayor importancia.

El gueridón es una pequeña mesa auxiliar móvil con elementos de cocina o bar. Esta mesa es ligera y tiene dimensiones reducidas para facilitar su transporte. Este tipo de servicio es poco utilizado en la actualidad, salvo en restaurantes o locales de gran categoría. Necesita personal cualificado, y se gasta más tiempo en emplatar los alimentos que en otros tipos de servicio.

Captura de pantalla 2016-10-11 a la(s) 18.41.12

Características

  • En un gueridón se puede cortar, trocear, lonchear, trinchar…. Se preparan platos al momento delante del comensal.
  • En esta pequeña mesita puede haber calentadores, jarritas para flambear, pinzas, cubiertos, salsas, aditivos, vajilla diversa…
  • Este servicio lo suele ofrecer el jefe de rango o chef del establecimiento, a veces ayudado por otro trabajador o commis.
  • El gueridón no se mueve alrededor de la mesa, sino que se coloca en un punto delante de todos los comensales hasta el final del servicio. El gueridón se sitúa a cierta distancia de seguridad, sobre todo en caso de tener que saltear con aceite o flambear algún postre.
  • Aunque a veces el chef deje probar algún alimento según lo va preparando para que el cliente lo adecue a su gusto, el comensal no puede coger ni salsas ni comida directamente del gueridón.

Captura de pantalla 2016-10-11 a la(s) 18.23.33

Les propongo un pícaro ejercicio histórico. Guéridon no era el único enano de la corte del rey Luis XIV. El favorito de su mujer, era un negro llamado Nabo. No tardarán mucho en descubrir los favores que hacía Nabo a la reina, ni cómo se divulgó la historia por toda la corte francesa….

Origen: Servicio a la rusa y el enano Gueridón | PROTOCOLO Y ETIQUETA

Tomar café con nuestros invitados

publicado en: Café, invitados, Protocolo | 0

Cup-Of-Coffee

Después de una agradable comida -almuerzo o cena- resulta muy reconfortante tomar un buen café en compañía de nuestros invitados y hacer una sobremesa amena y divertida. Veamos algunas sugerencias para ofrecer y servir un café de forma correcta:

1. Lo primero que debemos hacer es preguntar a los invitados si quieren tomar un café y cómo lo quieren -solo, cortado, manchado, con leche, etc.-. Es importante saber la cantidad de café que hay que preparar para que siempre se haga en el momento lo necesario.

2. El café lo podemos servir en la mesa donde ha tenido lugar la comida, en el salón, en la terraza o en lugar que indiquen los anfitriones. Es adecuado acompañar el café con algún tipo de “picoteo” dulce, como bombones, pastitas, bocaditos, pastelitos, etc.

3. Aunque se diga la “hora del café” también se pueden ofrecer infusiones como té, manzanilla, poleo, etc. Incluso, también podemos ofrecer un “chupito” o trago corto de algún licor.

4. El café y las infusiones hay que llevarlas a la mesa en una bandeja con el resto de complementos necesarios como cucharillas, leche caliente y fría, azucarero, edulcorante -para los que no toman azúcar-, café descafeinado, etc.

^17F5E1E79D58DE1E0BA0DD27BCCD7E553EC8149CAB15691366^pimgpsh_fullsize_distr
5. El café lo pueden servir los anfitriones, por el lado derecho del invitado, o bien se puede dejar que cada invitado se sirva su propio café. Si el café es hecho de máquina, ahora están muy de moda las máquinas de cápsulas. Aunque sea muy sencillo utilizar estas cápsulas, es mejor que el café lo preparen y lo sirvan los anfitriones.

6. Si el café lo sirven los anfitriones, la taza en la mesa. Tenemos la costumbre de levantar la taza para facilitar la labor de servicio, pero estamos equivocados. No se facilita el servicio sino que lo complicamos más.

7. El café siempre debe estar recién hecho y caliente. Si está muy caliente hay que esperar un poco a que enfríe, pero no se debe soplar. Si ha sobrado café es mejor hacer uno nuevo que recalentar el café que ha sobrado.

8. Una vez que hemos echado el azúcar, el edulcorante, etc., hay que revolver con cuidado para no hacer mucho ruido con la cucharilla. No es correcto pasarse mucho tiempo dando vueltas sin parar con la cucharilla de forma repetitiva haciendo ese molesto ruido de tintineo.

9. Cuando vamos a dar un sorbo de café -o una infusión-, hay que sacar la cucharilla del interior de la taza. No se bebe con la cucharilla en su interior.

10. Si algún invitado quiere otro café, mejor que servirlo en la misma taza, es cambiársela por otra. En ambientes de mucha confianza es posible utilizar el mismo “servicio”.

11. Las pastas, pastelillos, bombones, etc., no se deben mojar en el café. Hay que tomarlos con la mano, salvo que sea un pedazo de tarta, bizcocho, torta, etc., muy grande que no se pueda tomar de un solo bocado.